Tresite Cultura

La estancia en Tresite en tiempos del coronavirus

04 MAYO 2020 - 11:36 p.m.Patricia Morales

La pandemia acorto físicamente su estancia, pero de manera remota Cristian terminó el jueves pasado su estadía en Tresite, y antes de irse nos dejó un grato mensaje

Les comparto la experiencia que Cristian nos cuenta durante su estancia en Tresite, Monterrey, México.

"Me llamo Cristian Gómez García, vengo de una pequeña ciudad del norte el Estado de Hidalgo, su nombre, Huejutla de Reyes conocida como la Perla Huasteca ya que se encuentra en zona denominada Huasteca Hidalguense, provengo directamente de la zona urbana.

Soy orgullosamente estudiante y próximamente egresado como Ingeniero de la Universidad Tecnológica de la Huasteca Hidalguense, segundo y último de mi familia en ser egresado de esa universidad y de la misma carrera, Tecnologías de la Información.

Mi llegada a Monterrey realmente no fue planeada, pero se dio la oportunidad y la aproveché y la verdad es que no me arrepiento de haber tomado esa decisión porque ha dado un giro de 180 grados a mi vida tanto personal como profesional.

La imagen puede contener: una persona, sentada e interior

Yo solamente iba a realizar mi estadía por cuatro meses, pero me tocó desarrollarla en la época donde estalló la pandemia del Coronavirus (Covid19) y todo cambió para mí, tuve que regresarme el día 16 de marzo a mi tierra natal porque no se sabía cuando iba a regresar a la oficina y que todo continuara con normalidad.

Mi contacto con la empresa fue muy rápido, recuerdo perfectamente que el día en que yo envié el correo electrónico preguntando si aceptaban a estudiantes para realizar estadía, yo estaba en la Ciudad de México, un día antes de mi cumpleaños, el trato fue muy rápido, y en mi cumpleaños mi celebración fue doble, una por un año más de vida y la otra porque pude concretar satisfactoriamente el trato de hacer mi estadía en Tresite, todo esto ocurrió en el año 2019.

Pasó el tiempo y el día 4 de enero del 2020, tomé mis maletas, mi boleto y me fui directo a la terminal de autobuses para viajar alrededor de 12 horas hacia la gran ciudad, me despedí de mis padres, en sus miradas se notaba la tristeza y los ojos llenos de lágrimas como si me fuera para siempre, pero yo igual sentiría lo mismo si mi hijo más pequeño, el último, se fuera por unos meses a un lugar desconocido.

Conocí la ciudad días antes de llegar a Tresite y me adapté lo más rápido posible haciendo ver que no sería tan difícil. Me presenté en la empresa el día 9 de enero, me recibió el Lic., Carlos Enrique, me presentó ante todos, yo estaba nervioso, pero no inseguro, y de ahí cambió mi forma de pensar en cómo sería trabajar dentro de una empresa real, desde la puerta principal me mostró su amabilidad y me sentí tan seguro de que sería un lugar perfecto para poder trabajar.