Entretenimiento- Anécdotas

El legado emocional de una mascota en la infancia

En la mirada de un perro podrás ver la grandeza de tu alma.

Curiosamente, si nos vamos a la raíz etimológica de la palabra “animal”, veremos que deriva en realidad de anima o animus, es decir, poseedor de alma, o del aliento de la vida.

Y aún más, en el folklore de muchos países no faltan las historias que hablan de los perros y los gatos como auténticos espíritus guías de la humanidad. Entidades que tiene como finalidad, cuidar de nosotros y guiarnos. 

El legado emocional de una mascota en la infancia

La infancia al lado de una mascota se vive con mayor plenitud y nos aporta un legado emocional capaz de edificarnos como personas.

 La felicidad que nos ofrece un animal, ya sea un perro un gato, es tan sincera y noble que todo niño debería crecer con este privilegio. 

imagen-cuerpo

Según un estudio publicado en el periódico "The Guardian" tener una mascota ayuda a los niños a ser más empáticos. Además, según este mismo trabajo, son menos propensos a padecer asma (hasta un 50% si crecen en una granja).

"Mi perro fue el mayor compañero en mi infancia, él mi cómplice de aventuras, el guardián de mis secretos y quien me vio crecer a través una mirada tan pura que aún ahora, sigue durmiendo en mi corazón."

Las mascotas son una fuente de bienestar para los niños. Tanto es así, que en la actualidad sigues recordando con cariño a ese animal que dio luz y sonrisas a tu infancia. No obstante, no está mal recordar que un animal bien cuidado es

una herramienta terapéutica para nuestros hijos.

Sea como sea, algo que está claro es el modo en que pueden cambiarnos, el modo en que nos brindan el poder desplegar nuevas estrategias con las cuales, gozar de una vida más plena.


imagen-cuerpo

Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que la memoria se fija en la niñez y nos da identidad. Todos esos gratos momentos vividos con nuestro perro en la infancia se alojan en nuestro hipocampo creando una especie de "caja negra".

También te puede interesar

imagen-cuerpo

Sabemos también que es muy posible que los recuerdos - junto al perro, el gato u otro animal con el que compartieras la niñez- te traigan algo de nostalgia, mezclada con tristeza. Un sentimiento muy parecido al que nos invade cuando evocamos algunos de los momentos que compartimos junto a seres queridos que, por una razón u otra, ya no están. 

Ahora bien, no olvides que nuestras mascotas nunca mueren, duermen en tu corazón. No hay pues mayor tributo a esos amigos del alma que recordarlos con una sonrisa y agradecerles todo lo que hicieron por ti: gracias a ellos eres mejor persona y, amparandote en la experiencia que has vivido, probablemente elegirás que tus hijos también crezcan al lado de un animal.

Comentarios


MAS NOTICIAS DE LA SECCIÓN
¡A vivir!, cliché o filosofía de vida

¡A vivir!, cliché o filosofía de vida

Día de Contar Cuentos de Hadas

Día de Contar Cuentos de Hadas

Bohemian Rhapsody, La Opera Prima de Queen

Bohemian Rhapsody, La Opera Prima de Queen